La seguridad como prioridad a medida que continúa la transformación digital

0
73

La seguridad continúa siendo la principal prioridad de financiación de la TI en todas las regiones y en casi todos los sectores. Un 44 % de los encuestados la ubican entre las primeras tres prioridades de financiación, con 8 puntos de ventaja sobre la infraestructura de nube. En particular, la seguridad de la red (40 %) y la seguridad en la nube (38 %) fueron las prioridades más destacadas, en tanto a la gestión de riesgos de terceros o la cadena de suministro (12 %) y al personal de seguridad o de cumplimiento (13 %) se les atribuyó una mínima prioridad de financiación.

 

La seguridad también encabezó la lista en muchas otras categorías. A la seguridad en la nube se la consideró la principal prioridad en infraestructura de nube (42 %). La seguridad y la integridad de los datos constituyeron la máxima prioridad de financiación en materia de análisis (45 %), superando a la inteligencia artificial (AI) y al machine learning (ML). La automatización de la seguridad (35 %) le ganó a la automatización de servicios de nube (33 %) y a la automatización de redes (30 %) como máxima prioridad de automatización. Por último, este año, tres de cada cuatro encuestados “aumentaron ligeramente” o “aumentaron significativamente” sus inversiones para proteger el acceso de las aplicaciones a otras aplicaciones, fuentes de datos o ambas.

 

Cambio de prioridades en transformación digital

 

Aunque la experiencia de transformación digital de las empresas no cambió demasiado en comparación con el año pasado, las dos prioridades de transformación digital más importantes sufrieron variaciones importantes. En los últimos años, la innovación ha sido el imperativo de la transformación, y con razón. Sin embargo, este año, ha dejado de ser el principal motor de las iniciativas de transformación. La seguridad pasó a liderar con un 20 %, tres puntos más que el año pasado. El 19 % reconoció a la innovación como su máxima prioridad para la transformación digital, cinco puntos menos que en el informe anterior.

 

Barajamos varias teorías que intentan explicar por qué disminuyó la prioridad de la innovación de un año al otro. El año pasado, la pregunta permitió que los encuestados eligieran múltiples prioridades. Este año, en cambio, les pedimos que elijan una prioridad de un listado de opciones para constatar si el concentrarnos en la máxima prioridad produciría la misma clasificación o una diferente. Dada las múltiples amenazas de seguridad y violaciones de datos de alto nivel, es natural que la seguridad sea lo más importante y, nuevamente, con razón. No obstante, si desglosamos los datos, la encuesta muestra un incremento en la cantidad de empresas que se encuentran en una etapa de aceleración de su transformación digital (hoy el 23 %), que no se condice con una ralentización de sus planes de innovación.

 

El déficit de talento continúa siendo el principal obstáculo de la transformación digital

 

Al igual que el año pasado, el desafío más común de la transformación digital que enfrentan las empresas tiene que ver con el talento y el déficit de habilidades. Al focalizar su atención cada vez más en la automatización de la TI, la seguridad y AI/ML, a los líderes de TI les preocupa el retroceso que podrían sufrir estas iniciativas importantes de no contar con las habilidades y el talento adecuados. La cultura organizacional, las personas y los procesos son tan esenciales para el éxito de la transformación digital como la tecnología.

 

Entre las prioridades de financiación en áreas ajenas a la TI, el 37 % de los encuestados eligieron tanto la estrategia de transformación digital como la formación en competencias tecnológicas y técnicas. La formación en habilidades interpersonales/procesos ocupó el tercer puesto (30 %), seguida de la contratación y retención de talento de TI y desarrolladores (28 %). Todas las prioridades de financiación ajenas a TI de este año tienen que ver con el perfeccionamiento y las personas, tal vez como modo de hacer frente a las cambiantes condiciones del mercado y una fuerza laboral más escasa, y de fomentar la creatividad de las empresas no solo en la forma en que definen sus estrategias y prioridades, sino también en que reclutan, retienen y perfeccionan a su personal.

Comments are closed.