3 tendencias que reducirán las emisiones de CO2 en Colombia para 2023

0
74

Aunque, comparado con otras naciones de la región o el mundo, Colombia no es uno de los países que registra mayores emisiones de efecto invernadero en el sector del petróleo y el gas, la reducción de al menos 11.2 millones de emisiones de CO2 para 2030 es una de las principales prioridades del Gobierno Nacional que ha sido uno de los primeros en adoptar regulaciones específicas de control para lograr este objetivo.


En línea con esto, Aggreko, compañía líder en servicios de energía, climatización y enfriamiento industrial para esta industria, viene incentivando alternativas que permitan no solo aportar al cumplimiento de esta meta, sino también empujar la posibilidad de engranar la anhelada transformación energética que traiga beneficios económicos y operacionales a los proyectos presentes en Colombia.

 

En el marco del Congreso Naturgas 2022 que se celebró en Cartagena del 5 al 7 de octubre, la agenda se centró en las oportunidades que actualmente tiene el sector hidrocarburos de Colombia y en visibilizar a la sostenibilidad como una ficha clave para la utilización de recursos como el gas, que en Colombia tiene reservas probadas por 11,4 años para ser autosuficiente y para generar energía de manera altamente rentable y sostenible de acuerdo con las declaraciones de Luz Stella Murgas, presidente de Naturgas, en el marco de este evento.

 

Con la descarbonización como una prioridad en la agenda sostenible del país, Camilo Salcedo, Gerente de Desarrollo de Aggreko en Colombia, resalta el proceso que están empezando a seguir algunas empresas para adoptar la transición energética mundial y el proceso que están llevando otras más que aún no saben por dónde empezar. “Es posible que muchos sigan reflexionando sobre el coste, el riesgo y la amenaza de las nuevas tecnologías en el futuro”, señala, “Afortunadamente, el escenario no es el mismo que hace cinco o incluso dos años. Algunas de las tecnologías renovables disponibles hoy en día, junto con la generación de energía térmica en una solución híbrida, ofrecen los mismos -si no mejores- niveles de fiabilidad y competitividad que la estructura térmica tradicional”.

 

En un panorama claro y proyectado en casos de éxito para el sector de petróleo y gas de otras latitudes como Argentina y África, la compañía resalta tres tendencias clave para que las organizaciones vinculadas al sector puedan apuntar a estrategias de descarbonización exitosas y sostenibles:

 

  1. Centrales híbridas de generación: combinan la energía renovable (como la solar o la eólica con la generación térmica y el almacenamiento en baterías, lo que beneficia a las zonas con acceso limitado o nulo a la energía permanente; por lo general, los costes son competitivos. Una vez instaladas las centrales solares o eólicas, los costes de generar energía son relativamente bajos y con cero emisiones.
  2. Auge de Gas Natural: La generación de energía con gas ofrece una alternativa más ecológica y económica que el diésel y el fuel-oil pesado. En la industria petrolera, se puede generar energía con base en Gas Asociado de Petróleo (GAP) que puede aprovecharse a su favor al reducir sus costos operativos, o al crear una nueva fuente de ingresos cuando se vende a un tercero. Al generar energía a partir de GAP, es posible reducir costos y los niveles de combustión de gases y huella de carbono. Además del aprovechamiento del gas residual, otra alternativa son los gasoductos virtuales. Esos son un sustituto y una alternativa de un gasoducto físico. El gas se transporta como GNL o GNC hasta el punto de uso por mar, carretera o ferrocarril. Para las operaciones que no están conectadas a un gasoducto físico y que quieren cambiar el suministro de diésel por el de gas, un modelo de gasoducto virtual simplemente imita su solución de suministro actual. Para los usuarios que están conectados a un oleoducto, pero que buscan complementar una capacidad de oleoducto insuficiente o poco fiable, la solución de hacerlo virtual presenta varias ventajas económicas sobre el diésel.
  1. Boom de energías renovables: Los sistemas de energía renovable son una forma eficaz de aprovechar los recursos naturales para proporcionar energía: los parques eólicos, la energía hidroeléctrica y las granjas solares. El reto es su confiabilidad en relación con las condiciones meteorológicas, por lo cual, si la energía se interrumpe por cualquier motivo, es importante garantizar que el suministro está respaldado por baterías o un sistema temporal de energía térmica.

 

 

Aggreko tiene sus propios objetivos de cero emisiones netas para 2050 y, en primera instancia, pretende reducir el uso de diésel en un 50% dentro de sus soluciones para clientes de aquí a 2030.

 

“Es un momento muy emocionante en la industria y será increíble ver las innovaciones que se presentarán en los próximos años a medida que las empresas mineras y las energéticas colaboren y aporten nuevas ideas para un futuro más sostenible. La clave, sin embargo, es empezar ahora: se pueden incluir las energías renovables en la matriz energética porque, si se hace bien, se pueden reducir los costes y las emisiones sin comprometer la confiabilidad”, concluye Salcedo.

Comments are closed.