spot_img
jueves, abril 18, 2024
spot_img

La Clínica del Occidente y su compromiso con el medio ambiente en la infraestructura hospitalaria

Autor

Categoria

En un mundo donde la conciencia ambiental se vuelve cada vez más crucial, las instituciones de salud están reconociendo la importancia de adoptar prácticas sostenibles en su infraestructura. En Colombia, la normatividad ambiental sobre infraestructura hospitalaria busca garantizar la calidad, seguridad y sostenibilidad en la construcción y operación de centros de salud, según lo establecido en la Ley 99 de 1993 y la Resolución 1164 de 2002.

 

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) resalta que los proyectos de infraestructura, especialmente en el sector salud, representan una oportunidad para utilizar eficientemente recursos como la energía y el agua, al mismo tiempo que se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero.

 

Un ejemplo destacado de este compromiso con la sostenibilidad es el Complejo Hospitalario Clínica del Occidente, que ha dado un paso significativo hacia la sostenibilidad con la apertura de su nueva torre. Esta nueva infraestructura no solo cumple con la normatividad ambiental vigente, sino que también ha sido diseñada con un enfoque en la optimización de recursos.

 

La nueva torre del Complejo Hospitalario Clínica del Occidente ha sido construida con materiales y tecnologías que minimizan el impacto ambiental. Por ejemplo, la fachada mantiene una temperatura estándar que mejora el confort de los pacientes y ayuda a controlar las infecciones. Además, cuenta con ventanas termoacústicas para minimizar el ruido exterior, sistemas de bajo consumo de energía y agua, y equipos amigables con el medio ambiente.

 

El doctor Edgar Ruiz, director de la institución, enfatiza que el cuidado del medio ambiente va de la mano con la protección de los pacientes. “Cuidando el planeta también protegemos a nuestros pacientes. Por eso nuestra nueva torre utiliza fuentes energéticas no contaminantes que nos permiten conseguir un ahorro significativo de recursos naturales”, señala el doctor Ruiz.

 

El BID, en su informe “Cuidado de la salud climáticamente inteligente”, destaca que la infraestructura hospitalaria ofrece una oportunidad para diseñar, construir, administrar e invertir en sistemas y establecimientos de salud que generan cantidades mínimas de gases de efecto invernadero, alineándose así con las metas de desarrollo y los objetivos de cambio climático a nivel global.

 

La Clínica del Occidente coincide con el BID en que a través de una infraestructura sostenible, las instituciones de salud pueden ahorrar costos, energía y agua, al mismo tiempo que proveen servicios de salud básicos y complejos de manera óptima. La incorporación de tecnologías de bajo consumo y una infraestructura inteligente, como la nueva torre del Complejo Hospitalario, contribuyen a la disminución de la huella de carbono y al cuidado del medio ambiente.

 

En conclusión, la sostenibilidad en la infraestructura hospitalaria no solo es una responsabilidad ambiental, sino también una estrategia inteligente que beneficia a las instituciones de salud, a los pacientes y al planeta en su conjunto. La Clínica del Occidente, con su compromiso con la sostenibilidad, se posiciona como un ejemplo a seguir en este camino hacia un futuro más saludable y sostenible.

Autor