viernes, febrero 23, 2024

Transición energética: ¿Oportunidad o amenaza para las finanzas públicas de Colombia?

Autor

Categoria

Desde los inicios de la humanidad hemos vivido en transición energética, primero fue la fuerza humana la que generaba movimiento, luego se dio paso a la tracción animal, pasamos por el fuego, el vapor, se inició el consumo de carbón, el aceite animal, el vapor, llegamos a los combustibles fósiles, la energía nuclear y ahora se habla de las energías limpias y renovables que están promoviendo los gobiernos y que generan una gran ola denominada transición energética que lo que busca es descarbonizar la producción de energía.

En 2024, el Foro Económico Mundial en Davos se centró en dar respuestas a cuestiones cruciales que permitan impulsar el futuro a través de las siguientes temáticas: seguridad y cooperación en un mundo fracturado. Durante el panel “Buscando un equilibrio para la Amazonía” Gustavo Petro, se refirió a la transición energética que plantea desarrollar por medio de la eliminación de los contratos de exploración y producción de hidrocarburos. En caso de que esto llegara a prosperar, se cierran las posibilidades de atraer nuevas reservas con contratos nuevos en Colombia.

“El gobierno habla de una transición energética que no está claro cómo realizarse, que no tiene una planificación y no se ha tenido una visión programática, ni una estrategia adecuada para el reemplazo de los hidrocarburos, tanto en las finanzas como en el desarrollo de la industria y de la vida en el país”, señaló, Mario Zamora, presidente de Mompos Oil Company.

Para lograr su efectividad se debe sustituir la totalidad del transporte por vehículos eléctricos, remover el carbón de las industrias, y reemplazar el gas de las viviendas por hidrógeno. Lo más importante es buscar nuevas alternativas económicas para evitar que Colombia no llegue a un colapso económico. Grandes afectaciones se ven venir para Ecopetrol, la principal empresa del país y una de las más importantes en la industria petrolera de Latinoamérica

La transición energética no es tema nuevo en Colombia, desde el gobierno de Iván Duque ya se venía dialogando, tanto así, que se dejó un plazo para el 2030 de reducir las emisiones de CO2 en un 50% y el gobierno actual lo acogió.

“Colombia depende en un 75% de los hidrocarburos en el transporte multimodal, (carros, camiones, vehículos de carga, de transporte personal, públicos) todos en su gran mayoría están sujetos a la gasolina, diesel o gas” dijo, Mario Zamora, presidente de Mompos Oil Company.

Reemplazar el transporte por vehículos eléctricos requiere una gran cantidad de infraestructura, nuevas construcciones de estaciones de carga, teniendo en cuenta que solo existen 173 en todo el país, situadas en su mayoría en las grandes ciudades, según datos registrados en el Registro Único Nacional de Tránsito (RUNT).

Lo anterior exige que el gobierno se meta la mano al bolsillo para la construcción de más estaciones que cubran la totalidad del transporte a nivel nacional. Lógicamente esto no se logra de la noche a la mañana, requiere una planeación minuciosa y suficientes recursos económicos que no se sabe con certeza si el gobierno o la industria privada cuenten con ellos.

La medida anunciada por el presidente en el Foro Económico Mundial es tomada principalmente para proteger el medio ambiente, bajo el precepto que los hidrocarburos son la principal fuente de contaminación y de emisión de Co2, produciendo el país un casi despreciable 0,15% de emisiones a nivel mundial.

“Al no haber nuevos descubrimientos, la oferta que hoy tenemos va a disminuir y en algún momento terminaremos importando toda la cantidad de hidrocarburos que se requieran dentro del país”, señaló, Mario Zamora, presidente de Mompos Oil Company.

No producir hidrocarburos va en contravía del desarrollo que debería tener el país y en contra de las finanzas. Es claro que el medio ambiente necesita urgente la intervención humana. Sin embargo, es necesario planear de una manera más objetiva y consciente esta medida, de igual manera, calcular lo que esto implicaría para la economía del país.

Autor