martes, noviembre 28, 2023

Tres tendencias que impulsan el futuro de la banca hacia la digitalización

Author

Categories

Share

El sector financiero ha venido transitando un gran cambio de paradigma en los últimos años, como resultado de las transformaciones profundas que han propiciado la digitalización, los nuevos hábitos de consumo establecidos después de la pandemia, y ahora el desarrollo de nuevas tecnologías como la Inteligencia Artificial. 

 

Estos cambios no solo están redefiniendo la experiencia financiera de personas y empresas por igual, sino que además abren toda una serie de nuevas posibilidades para las entidades del sector financiero, y especialmente para la banca tradicional, con mayores oportunidades para abrazar la innovación e incorporar el uso de la tecnología al servicio de los usuarios. 

 

En Colombia existen actualmente 29 entidades bancarias activas en todo el territorio nacional, seǵún la Asociación Bancaria de Entidades Financieras de Colombia (Asobancaria), la cifra más alta que ha registrado el país en los últimos 20 años. Y con la proliferación de las fintech, que ya contabilizan más de 350 empresas registradas en el país, de acuerdo con datos de la firma de innovación Finnovista, el sector financiero nacional sin duda experimenta un dinamismo sin precedentes. 

 

No hay duda de que la industria financiera seguirá cambiando, a medida que el desarrollo y la adopción de nuevas tecnologías impulsan nuevos hábitos de consumo y siguen transformando la manera en que interactuamos con el mundo que nos rodea. Mientras eso ocurre, Globant, compañía nativa digital enfocada en reinventar los negocios mediante soluciones tecnológicas innovadoras, presenta las 3 tendencias que están marcando la pauta en el sector financiero, impulsando a la banca tradicional hacia un futuro más tecnológico y digital. 

 

  1. Una mayor digitalización extiende el uso de productos financieros digitales

 

En los últimos años hemos asistido a una modernización sin precedentes de la banca tradicional, marcada por el auge de nuevos productos y servicios financieros impulsados por la digitalización. 

 

En Colombia, según Asobancaria, las entidades del sector bancario invirtieron cerca de 320 mil millones de pesos en investigación, desarrollo e innovación durante la pandemia, con un promedio de más de 70 mil horas dedicadas a temas de innovación. 

 

Este enorme desarrollo ha puesto a disposición del público nuevas opciones de productos y servicios financieros que cada vez cuentan con una mayor aceptación en el mercado. Según el más reciente informe de la Superintendencia Financiera y la Banca de las Oportunidades, el uso de depósitos de bajo monto, que incluyen productos como las billeteras digitales, depósitos electrónicos y cuentas de trámite simplificado, tuvieron una penetración importante durante el 2022, alcanzando la cifra de 23,8 millones de productos activos en el país. 

Y eso no es todo. De acuerdo con un estudio encargado por Google a la firma Offerwise, el 63% de los colombianos conectados a internet utiliza con frecuencia billeteras digitales como su método de pago preferido, una tendencia que se espera seguirá creciendo en los próximos años, a medida que las preferencias de los consumidores continúen desplazándose cada vez más hacia el entorno digital. 

 

  1. Preocupación por el fraude y la protección de datos

 

La aceleración de la digitalización también ha traído consigo nuevos desafíos y riesgos cada vez más complejos de gestionar. Uno de ellos tiene que ver con la protección de los datos personales y el uso de la información, ya que cada vez es mayor la cantidad de información de los usuarios que está disponible en línea y que puede ser utilizada para fines no autorizados.

 

Asimismo, con el auge de la virtualidad y otras tendencias como el comercio electrónico, el fraude en línea se ha vuelto una amenaza cada vez más común. Desde los esquemas de phishing y suplantación de identidad en línea, hasta las páginas de aterrizaje falsas en internet, las estrategias de fraude en línea representan una constante amenaza para los usuarios y ponen de relieve la necesidad de adoptar mecanismos robustos de ciberseguridad para proteger la integridad de la información. 

 

De acuerdo con la Asociación de Profesionales Financieros, un 65% de las empresas a nivel global fueron víctimas de algún tipo de fraude en pagos durante el 2022, y se espera que las pérdidas económicas ocasionadas por el fraude continúen en aumento en los próximos años. 

 

Según datos de Juniper Research, se proyecta que el costo mundial del fraude en los pagos en línea podría llegar a alcanzar los 206 mil millones de dólares en 2025, y las empresas podrían perder más de 343 mil millones de dólares por fraude en pagos en línea en todo el mundo durante los próximos 4 años. 

 

Frente a este panorama, las entidades bancarias están invirtiendo cada vez más en el desarrollo de tecnologías y adopción de nuevas prácticas de seguridad digital, implementando mecanismos innovadores para proteger la información de sus clientes y garantizar la seguridad de las transacciones en línea.

 

  1. La IA en el corazón de los servicios financieros

 

La Inteligencia Artificial (IA) está transformando las industrias a una velocidad y profundidad sin precedentes, y el sector financiero no escapa de esta poderosa influencia. Por algo muchos expertos dicen que se trata del mayor cambio tecnológico que ha vivido la humanidad en generaciones, con implicaciones incluso más profundas que las de la aparición de internet o la popularización de los dispositivos móviles hace casi dos décadas atrás. 

 

Aplicada a los servicios financieros, la IA es capaz de promover una nueva era en la banca y las finanzas, brindando nuevas capacidades y desbloqueando soluciones innovadoras como nunca antes. 

 

Hoy por hoy, la IA ya está permitiendo a muchas organizaciones del sector bancario mejorar la calidad de sus servicios y experiencias con clientes, y diseñar ofertas hiper personalizadas de productos financieros a la medida de sus usuarios. 

 

También está contribuyendo a manejar flujos de trabajo pesados, reducir costos y automatizar tareas repetitivas, dejando espacio para que las personas puedan centrar sus esfuerzos en construir estrategias robustas para la digitalización, que garanticen un mayor control y visibilidad financiera, y que mejoren verdaderamente la experiencia de los usuarios. 

 

De acuerdo con un reciente estudio sobre IA aplicada a los servicios financieros, publicado por Globant, el 85% de los ejecutivos de TI en el sector bancario tienen una “estrategia clara” para adoptar la IA en el desarrollo de nuevos productos y servicios. Por su parte, un 65% de los bancos está de acuerdo en que la complejidad y los riesgos asociados con el manejo de datos personales para proyectos de IA a menudo superan los beneficios para la experiencia del cliente.

 

Por esa razón es clave que las organizaciones del sector financiero encuentren nuevas maneras de equilibrar esta tecnología emergente con regulaciones estrictas y un marco ético robusto, para así mantener la confianza del cliente. 

 

Hacia el futuro, la IA continuará aumentando su presencia en la industria de servicios financieros y bancarios, y se convertirá en un nuevo estándar de competitividad para las empresas y entidades financieras que quieran diferenciarse y seguir el paso de la innovación. 

Author

Share