spot_img
jueves, febrero 29, 2024
spot_img

La tecnología SaaS Insurtech que potencia las empresas aseguradoras tradicionales

Autor

Categoria

Por Juan Nicolás Rojas Parra experto Insurtech y líder de opinión

El ecosistema Insurtech de Latinoamérica (con la excepción de Brasil) llega a sumar 286 Start-ups a final de 2022, con un crecimiento del 12% anual; a pesar de una tasa de mortalidad de este tipo de compañías del 13%. Se espera en 2023 que el ecosistema llegue a 300 empresas de esta categoría afirmó Digital Latam Insurance.

Son sumamente variadas las clasificaciones de este tipo de empresas; sin que el mundo de negocios convencional tenga mucha información de su existencia y casos de uso. Por el lado de nuevos modelos de negocios hay Start-ups que ofrecen: neoseguros, telemática, servicios on-demand, billeteras inteligentes, parametría y programas de incentivos. 

Paralelamente, en la subcategoría de distribución hay empresas que desarrollan: brokers, salud y vida, viajes y sistemas de referidos. 

Mientras que otras ofrecen servicios intermediarios a empresas del mundo asegurador potenciando sus reclamos, ciberseguridad, casas y empresas inteligentes, IoT (Internet de las cosas), servicios de asistencias y plataformas de e-commerce.

Las Insurtech gozan además de grandes esfuerzos de networking. Bajo la mirada de la región, grandes iniciativas han permitido que asociaciones reúnan Start-ups y se organicen eventos de talla internacional en donde las aseguradoras son el ‘buyer persona‘ y el actor, o público objetivo y al final: toda la experiencia de la nueva digitalización de empresas tradicionales se centre en el cliente B2B2C, “armonizando los servicios y reduciendo su esfuerzo con tiempos de espera más razonables en un mundo cada vez más digitalizado, rápido y eficiente” mencionó Roi Amszynowski CEO de Tutenlabs. 

Algunos actores importantes están en Argentina, Colombia, Chile, México y Paraguay como la Asociación Insurtech Colombia – aic, Asociación InsurTech México, InsurteChile, Cámara Insurtech Argentina y Cámara Paraguaya de Insurtech. Estos grupos de iniciativa privada sin ánimo de lucro, también se alimentan de eventos de talla mundial como Insurtech Insights en Nueva York, ITC-Latam que potencia el mercado de Centro América y El caribe: InsureTech Connect en Miami, Las Vegas y Barcelona. CMS Group Latam con sus eventos y premios Best Performance Latam 2023 en las categorías: Claimtech, Insurtech y Fintech en Latinoamérica (cono norte y sur) y España. Por el lado de Colombia, Fasecolda – Federación de Aseguradores Colombianos: y las cámaras de comercio bilaterales de la región: Cámara del Pacifico y la Cámara de Comercio de Bogotá y Cámara de Comercio e Industria Colombo Chilena, tienen una amplia oferta de eventos para impulsar el nicho asegurador y hacerlo más sostenible y resiliente.

Este grupo de empresas también se ha visto afectado por la tendencia del “invierno de las Start-ups”, algunas de las Insurtechs están viviendo fugas de efectivo quedando sin capacidad económica sufriendo el efecto ‘runaway’.

A pesar de vivir estos grandes esfuerzos las Start-ups llegan a tener un ARR (ingreso recurrente anual) del 15 a más del 20%, lo que indica que la tormenta se puede pivotear gracias a la innovación y la necesidad de este tipo de servicios en el mercado asegurador. 

“La receta del éxito para emprender en el mundo Insurtech se basa en ofrecer servicios que mejoren la calidad de vida de los asegurados, cambiando el mundo y asumiendo riesgos que sin duda trasciendan frente a la evolución tecnológica de nuestra época actual”, afirmó Gonzalo Ugarte Encinas Director y Co-fundador de Tutenlabs.

“Es importante entender que el mundo cambio y se necesita mayor protección, por ejemplo, en Argentina se registraron tres ciber ataques que dejaron como enseñanza que las instituciones deben estar preparadas”, aseguró Hugues Bertin, CEO de Digital Insurance Latam, firma de consultoría del sector de seguros e Insurtech.

Por ahora y frente a fenómenos de cultura ciudadana, la conciencia de tener seguros para personas y empresas es baja. Se invierte en tecnología, pero se deja de invertir en proteger los recursos propios. Quizás lo que falta es proponer iniciativas educativas que mitiguen el riesgo de no tener seguros en la vida cotidiana.

Será muy interesante observar la narrativa de prospección de las Insurtech en los próximos años y como la cultura de los seguros masivos logrará implementaciones y su evangelización para que sus asegurados vivan con una mejor calidad de vida y logren una protección más amplia de su salud, bienes y servicios. 

 

Autor