domingo, febrero 25, 2024

Yara toma el pulso de la Tierra para continuar en el camino de la agricultura sostenible

Autor

Categoria

El planeta Tierra al igual que los humanos, tiene un pulso, de acuerdo con los científicos de la Universidad de Oslo, se ha identificado que cada 26 segundos la corteza terrestre tiene temblores regulares tan pequeños que no representan una amenaza como los terremotos reales. Este fascinante fenómeno puede darse a causa de las olas del océano, los volcanes o la acumulación y liberación de presión dentro de las grietas llenas de agua en las capas sedimentarias debajo del lecho marino. Más allá de sus causas, este pulso nos demuestra cómo está conectado el mundo y nos invita a una reflexión sobre la vida.  

 

Compañías de la agroindustria, como lo es Yara, se ha propuesto hacer cada día un camino más consciente de que la agricultura es una actividad esencial para la vida humana, asumiendo una posición audaz para liderar la creación de un sistema alimentario mejor y más sostenible. 

 

Los crecientes retos del hambre, la degradación del suelo, el cambio climático y las alteraciones de la cadena de suministro exigen una acción inmediata por parte de todos los actores de la industria alimentaria. Es una realidad que la producción de alimentos tiene un impacto en el ecosistema, por la tala indiscriminada de bosques, el sobreúso de recursos hídricos y naturales, y la afectación al suelo, son algunos de los efectos negativos que la agricultura ha causado al medio ambiente.  

 

Como compañía, reconocemos nuestra responsabilidad en la adopción de prácticas sostenibles y en la reducción del impacto ambiental que nuestra actividad tiene. Por ello, estamos comprometidos en seguir impulsando la innovación y la investigación para desarrollar soluciones que permitan una producción agrícola más eficiente y respetuosa con el medio ambiente. Nuestra ambición es la base para contar nuestra historia y demostrar nuestro compromiso de devolverle al planeta lo que hemos tomado de él. Cuando le damos vida, incrementamos el conocimiento y establecemos sólidas alianzas con empresas y socios”, afirma Andrés Useche, director de la Región Andina de Yara. 

 

El pulso de la Tierra es la inspiración para Cultivar un Futuro Alimentario Positivo para la Naturaleza. La propuesta de un modelo de agricultura sostenible debe incluir elementos como: 

 

  •  El desarrollo de productos para la nutrición de alimentos a base de amoníaco limpio y fertilizantes verdes para descarbonizar la producción de alimentos.  
  • Inversión en ciencia y tecnología para optimizar la eficiencia en el uso de nutrientes.   
  • Impulsar la adopción de la agricultura regenerativa en toda la industria.   
  • Priorizar la recopilación e intercambio de datos para establecer objetivos científicos que nos lleven a reducir las emisiones.   

 

Mantener los latidos de la Tierra es una responsabilidad compartida, pero hay un papel principal que está en manos de los agricultores y la industria alimentaria, los cuales deben trabajar colaborativamente para el fomento de prácticas sostenibles y mejorar la gestión de los recursos naturales, migrando a un modelo de producción más sostenible, que devuelva al planeta más de lo que le quita y mejore la calidad de vida de todos los que hacen parte de su cadena de valor. 

Autor