domingo, febrero 25, 2024

Avances de los compromisos para un futuro sostenible

Autor

Categoria

Por: Leonardo González, director de ventas para el Norte de Latinoamérica, VMware

Los recientes desastres naturales que hemos visto en diferentes lugares son una prueba de que la salud del planeta se deteriora más y más rápido, por ello, urge la necesidad de sumar esfuerzos para frenar fenómenos como la desaparición de la capa de ozono, la contaminación, la tala de bosques, la minería ilegal y, en general, las actividades del hombre, que impactan de manera negativa nuestro ecosistema. 

Para frenar la huella de carbono generada por las organizaciones, a nivel mundial se vienen implementando estrategias como mercados de comercio de emisiones e impuestos al carbono. Según la OCDE, las economías del G20 fijaron el precio del 49 % de las emisiones de carbono relacionadas con la energía, mientras que el FMI ha propuesto un precio de carbono “piso” internacional para los grandes emisores. En este contexto, la moneda de cambio es reducir emisiones de carbono para pagar menos impuestos. 

Por su parte, como empresa comprometida con la sostenibilidad medioambiental, VMware no solo provee soluciones tecnológicas a medida que procuran la reducción de la huella de carbono, sino que cuenta con iniciativas como la optimización de energía renovable en los centros de datos, mayor flexibilidad laboral gracias a los espacios de trabajo digitales, y carteras de producto robustas que permiten el ahorro y productividad en las organizaciones. 

La compañía también presentó hace un par de años su Agenda 2030, una carta de navegación para la década, en temas como sostenibilidad, gobernanza y equidad, mostrando ser consecuente con su principio rector de que la tecnología es una poderosa fuerza para el bien.

Al interior de VMware, los colaboradores unen sus esfuerzos para alcanzar treinta metas encaminadas a lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

 Algunas prácticas que han logrado importantes reconocimientos a nivel mundial son: 

-Contratar recursos humanos equitativos e igualitarios, respetando y destacando la diversidad de los colaboradores.

-Tener espacios de trabajo flexibles y móviles, acordes con las tendencias y diferentes contextos de los países donde hace presencia la compañía.

-Presentar soluciones de recuperación ante desastres como un servicio que elimina los centros de datos de respaldo en las instalaciones, con una huella de infraestructura mínima, lo que permite a los clientes reducir significativamente su huella de energía y carbono.

-Brindar mayores facilidades y oportunidades de capacitación para mujeres en contextos vulnerables.

-Promover mayor confianza y trabajo colaborativo con entidades de públicas y de gobierno para proteger la ciberseguridad de los ciudadanos.

-La creación del programa de abastecimiento responsable, con el cual se logra la vinculación de actores externos a la compañía como, por ejemplo, los proveedores para la generación moderada de promocionales de marca.

Este breve repaso nos permite hacer un balance positivo de cara a nuestro deber de aportar, y nos reta a continuar nuestro camino para que al final de esta década podamos decir con orgullo que logramos nuestras metas y vamos por más, de la mano de la tecnología, como fuerza para el bien.

Autor