domingo, febrero 25, 2024

‘El auge de un fenómeno llamado Open Banking: ahora el turno es para Colombia’

Autor

Categoria

El sector financiero de Colombia está a punto de experimentar una revolución con nombre propio: el Open Banking. Este nuevo modelo de servicios financieros, que ha sido exitosamente adoptado en Europa y otros países de la región, espera que beneficie a los usuarios colombianos, Fintechs y las entidades financieras tradicionales en el país.

 

“Monet fue la empresa pionera en el país en el uso de Open Banking para crear un análisis alternativo de riesgo basado en información transaccional, esto nos ha permitido trabajar con usuarios que estaban excluidos del sistema financiero, ya que tenían reportes negativos en centrales de riesgo”. Afirma Miguel Londoño Gerente de Operaciones de Monet.

 

El Open Banking permite a los usuarios compartir su información financiera con terceros, tales como aplicaciones financieras, fintechs y otros bancos, con el fin de mejorar su experiencia y acceder a productos y servicios más personalizados. En el caso de Colombia, esto significa que los consumidores podrán tener una visión más clara de sus finanzas y obtener mejores condiciones y opciones para sus productos financieros.

 

“El Open Banking ya es una realidad y continuará revolucionando el sector financiero en Colombia. La regulación local sigue avanzando favorablemente para fortalecer el Open Banking que beneficiará a millones de colombianos”. Agrega Londoño

 

Este nuevo modelo también supone un robusto propulsor de innovación fomentando la competencia, el nacimiento de soluciones descentralizadas, agilidad en transacciones, nuevos modelos de colaboración y robustos aspectos en privacidad y seguridad. “Como beneficio inmediato los colombianos tendrán acceso a servicios financieros a los que antes no podían acceder, incluyendo la participación y formalidad activa en el sistema bancario del país”. Afirma Gabriel Santos García, Presidente Ejecutivo para Colombia Fintech. “Colombia es el tercer ecosistema fintech de la región con una base que aún presenta desafíos de atención. Por tal razón es sumamente importante dar este primer paso, aunque los verdaderos efectos los veremos una vez se hayan promovido regulaciones secundarias las cuales podrán representar un impacto exponencial si es aplicada correctamente a dicha base de población desatendida”. Agrega el ejecutivo.

 

Cabe destacar que el mercado de Open Banking en Colombia podría alcanzar los $60 millones de dólares en 2025, impulsado por la creciente adopción de smartphones y dispositivos móviles, así como por la demanda de servicios financieros más convenientes y personalizados. Estas cifras sugieren un alto potencial de éxito para el Open Banking en Colombia y en toda la región de América Latina; los consumidores están cada vez más dispuestos a adoptar servicios financieros digitales y a compartir su información financiera con terceros confiables para obtener beneficios adicionales.

 

 

Y es que el país se encuentra a la espera de que el Open Banking tome mayor relevancia a partir de este 2023, muestra de lo anterior es los avances en el articulado del Plan Nacional de Desarrollo, en donde se busca que el Open Banking sea obligatorio para las entidades reguladas por la Superintendencia Financiera de Colombia. Hoy la expectativa recae en el impacto positivo que tendrá en la economía del país al promover la innovación y la dinamización del sector financiero. “El Open Banking es un gana-gana para Colombia. Los ciudadanos como dueños de su información financiera tendrán acceso a mayor oferta de productos financieros, un paso más hacia el cumplimiento de metas de inclusión financiera responsable“. Concluye  Miguel Londoño.

Autor