spot_img
sábado, abril 13, 2024
spot_img

La multinacional Diageo retira las cajas de cartón de su portafolio de Whisky Scotch

Autor

Categoria

Para contribuir de manera directa con el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, especialmente el ODS 12 de producción y consumo responsable, que busca reducir el impacto de los desechos que generamos, Diageo está retirando las cajas de su portafolio de Whisky Scotch en Colombia. El impacto positivo de esta iniciativa se ve fortalecido con un proyecto de restauración de bosques de la mano de la Fundación Natura y la Universidad Ean, en la Reserva Biológica Encenillo, ubicada en el municipio de municipio de Guasca, Cundinamarca. 

 

Este proyecto forma parte de su estrategia Society 2030: Espíritu de Progreso, que desde su pilar de sostenibilidad avanza en 3 pilares clave para transformar al mundo: ser sostenibles desde el diseño, disminuir la huella de carbono y preservar el agua. 

 

1.    Ser sostenibles desde el diseño 

 

Ser sostenibles desde el diseño quiere decir: eliminar los desechos de la cadena de valor, ejecutar acciones para reutilizar materiales y crear soluciones innovadoras para desarrollar empaques y exhibiciones cada vez más amigables con el medio ambiente.  

 

Una de las apuestas de Diageo es eliminar los empaques de su portafolio de Whisky Scotch, con ello dejarán de generar desperdicios equivalentes a aproximadamente 183 millones de cajas de cartón al año en todo el mundo. 

 

Este proyecto inició con el retiro de cajas de su portafolio Johnnie Walker y a partir de este momento sumarán sus marcas de whisky premium: Old Parr y Buchanan’s. 

 

“El impacto de la salida de la caja será transcendental. No solo pensemos en la caja como producto final, tengamos en cuenta tal como sucede en todos los procesos de manufactura el uso de recursos, energía, agua y transporte que se requiere para convertir la materia prima en el producto. Cuando salimos de las cajas, por ejemplo, estamos librando al mundo de todos los procesos, el uso de energía, recursos naturales y la generación de CO2 que conllevan la realización de la caja, los adhesivos, las tintas que se usan en ella y mucho más”, explicó Carlos Ortiz, director de Asuntos Corporativos de Diageo para Colombia. 

 

2.    Eliminar la huella de carbono 

 

Promover la circularidad, incluir energía renovable y apostar por la agricultura regenerativa son maneras de avanzar en el objetivo de tener una operación cero emisiones de CO2.  

 

En Colombia, una de las apuestas en economía circular de Diageo es la recolección y transformación de botellas y material de vidrio de sus productos, de bares, restaurantes y hogares del país. Lo hacen de la mano de Wero, empresa dedicada al manejo de residuos aprovechables. Este proyecto también tiene como prioridad dignificar la labor de los recicladores de oficio pertenecientes a más de 22 asociaciones, que hacen la recolección en Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Cartagena y Santa Marta. 

 

3. Preservar el agua, garantizar su gestión sostenible  

 

Reponer más agua de la que usa en las operaciones de manufactura es una de las maneras de preservarla. Este objetivo es crítico ya que el agua es considerada el bien común intrínsecamente ligado al desarrollo sostenible, la lucha contra la pobreza, los sistemas alimentarios, la creación de empleo y prosperidad, los Derechos Humanos y la igualdad de género. 

 

En este sentido, Diageo ejecuta proyectos comunitarios en los cinco continentes, para disminuir el uso del agua en 30% en sus operaciones y devolver a las fuentes hídricas, mayor cantidad de la que es usada en sus productos.  

 

“La invitación es para que todas las industrias —independientemente de que sean grandes o pequeñas revisen toda su cadena de producción y trabajemos en alianzas para encontrar oportunidades. Si todos apostamos porque el cuidado del ambiente esté en el centro de la estrategia de nuestros negocios y nuestras vidas, conseguiremos el impacto positivo que tanto necesitamos en Colombia y en el mundo”, concluyó Carlos Ortiz. 

 

Autor