spot_img
sábado, marzo 2, 2024
spot_img

Piden a los gobiernos diálogo permanente para la aplicación de las directrices de pesca artesanal sostenible

Autor

Categoria

El 35º período de sesiones del Comité de Pesca de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (COFI-FAO, en inglés), que se llevó a cabo del 5 al 9 de septiembre y la previa Cumbre sobre la Pesca de Pequeña Escala (2 al 4 de septiembre), se enfocó  en las mujeres y los hombres de la pesca artesanal de pequeña escala, los usuarios más numerosos del océano, cuya importante contribución a los medios de subsistencia, el empleo, la seguridad alimentaria y los ingresos contrasta con su marginación en la toma de decisiones.

Los gobiernos reunidos en el COFI debatieron, entre otras cosas, cómo apoyar la pesca a pequeña escala. En este Año Internacional de la Pesca y la Acuicultura Artesanales, los pescadores de África, el Pacífico, América Central y del Sur, Asia y Europa han identificado cinco áreas de acción para que los gobiernos, en diálogo con las comunidades de pescadores artesanales de pequeña escala de sus países, ofrezcan un futuro sostenible a estas comunidades para 2030:

·         Garantizar urgentemente el acceso preferente y cogestionar el 100% de las zonas costeras;

·         Garantizar la participación de las mujeres y apoyar su papel en la innovación;

·         Proteger la pesca a pequeña escala de los sectores competidores de la economía azul;

·         Demostrar transparencia y responsabilidad en la gestión de la pesca;

·         Construir comunidades resistentes al clima y ofrecer oportunidades a los jóvenes.

Para la aplicación de estas prioridades, enraizadas en las Directrices voluntarias de la FAO para la pesca sostenible a pequeña escala, es esencial que se establezca un diálogo permanente entre los gobiernos, y con las comunidades pesqueras. Por lo tanto, apoyamos a la FAO en sus esfuerzos por establecer mecanismos de diálogo permanente entre los gobiernos, con la participación activa de los pescadores, sobre la aplicación de las Directrices para asegurar la pesca artesanal de pequeña escala sostenible.

El tema de la economía azul también estará en la agenda. El último informe sobre el estado mundial de la pesca y la acuicultura (2022) se titula “Hacia una transformación azul.

Grandes preocupaciones

El crecimiento de la economía azul está poniendo en jaque a la pesca artesanal de pequeña escala, ya que su sustento se ve amenazado por la competencia y los impactos negativos de industrias marinas y terrestres más poderosas, como la explotación de petróleo y gas, el turismo masivo, pero también la acuicultura industrial.

“Por eso, cuando la FAO se compromete a “garantizar que la intensificación y la expansión de la acuicultura sostenible sigan satisfaciendo la demanda mundial de alimentos de origen acuático”, pensamos en el importante daño que causa a nuestras comunidades la acuicultura intensiva dependiente de la harina de pescado, como la cría de salmón y camarones, que está destruyendo nuestras costas y recursos. Para nosotros, debe prevalecer el enfoque precautorio. No debe permitirse ni apoyarse ningún nuevo uso de los océanos si tiene un impacto negativo en los ecosistemas acuáticos o en las comunidades que dependen de ellos para su subsistencia”, señala el comunicado oficial del evento en Roma.

El COFI también debatió la integración de la biodiversidad en el sector de la pesca y la acuicultura. La pesca artesanal apoya las iniciativas de conservación, siempre que se reconozcan y protejan los derechos de propiedad, ocupación, acceso y uso de los recursos de las comunidades locales, dando prioridad a los sistemas de gobernanza participativa.

Las estrategias de protección del medio ambiente y de gestión sostenible también deben ir más allá del lema “30% de los océanos protegidos para 2030“. Es imprescindible abordar los factores de degradación de los recursos y de pérdida de biodiversidad que también afectan al 70% restante e insistimos en la necesidad urgente de aplicar a la conservación marina un enfoque basado en los derechos humanos.

Las comunidades de pescadores artesanales se encuentran el frente de aquellos que experimentan los efectos del cambio climático: pérdida de arrecifes de coral, manglares y otros hábitats clave, aumento del nivel del mar, erosión costera, aumento de la frecuencia e intensidad de las tormentas, reducción de las capturas, especies invasoras. Esto tiene consecuencias directas en nuestros medios de vida y en la seguridad alimentaria de las personas. El Plan de Acción de la FAO sobre el Cambio Climático será, por supuesto, un elemento importante para responder a esta situación. Instamos a que, en este marco, se establezcan estructuras de gobernanza consultivas, permanentes y transparentes, en las que participen representantes de la pesca artesanal de pequeña escala, para dar una respuesta eficaz y adecuada a las catástrofes y emergencias tras los fenómenos meteorológicos extremos, garantizando la provisión de fondos suficientes y la gestión transparente a nivel local.

Los temas que se debatieron en el COFI 35 son de suma importancia para el futuro de la pesca artesanal de pequeña escala. Es esencial que las mujeres y los hombres de la pesca artesanal de pequeña escala  participen plenamente en un diálogo justo y equitativo, y que la participación de las comunidades afectadas conduzca a una acción conjunta. Como declaramos en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Océano (UNOC).

Autor